fbpx

10 pasos para mejorar tu estima

¿Qué es para ti la estima?

Para muchas personas se trata única y directamente de la autoestima, ignorando que no puedes hablar de ella sin prestarle atención a la que lo produce.

La estima es el cariño, afecto, comprensión y valoración por alguien, en este caso por ti, tener la consideración y la perspectiva positiva de acuerdo a lo que haces

La estima es como una flor, que debes cuidarla, preservarla de pensamientos, acciones, maquinaciones y permisos que damos a los demás de afectarnos, así como pudiéramos hacerlo nosotras mismas.

Te soy sincera, PERDÍ MI ESTIMA.

En mi adolescencia, tuve una valoración muy baja de mi personalidad, me comparé muchísimo, me acomplejé aún de lo que no era una razón, pero estaba tan mal que mientras otros hablaban de alta autoestima, yo no tenia razón para hablar de ello porque no la tenia ni alta ni baja, para mi no existía, yo creí que no la merecía.

No podemos hablar de autoestima (valoración personal) si ni siquiera se tiene presente la estima como tal, no habría que valorar porque lo había echado a la borda con pensamientos, maquinaciones y expresiones que permitía que tampoco otros pudieran valorar mi personalidad, porque no se si lo sabes,

lo que los demás ven de nosotros, es el reflejo de como nos tratamos y sentimos sobre nosotros mismos y así mismo nos tratan.

Nadie va a dar o llenar nuestros espacios vacíos a menos que nosotros mismos nos dispongamos a llenarlos, y claro que con convicción le demos el permiso a Dios que sea quien cubra esas necesidades.

¿Dónde comenzó todo?

En la mente.

Tu mente es tan fuerte que puedes pisotearte mientras caminas derechita, los demás entienden que estás bien, es más, tu misma en ocasiones puedes sentirte mejor, pero no puedes restaurar una flor machacada, así de momento como si no ha pasado nada.

Antes de compartirte las cosas que hice y mejoraron mi estima, quiero que te preguntes un momento:

  1. ¿Qué has pensado de ti misma?

  2. ¿Qué cosas maquinas contra tu bienestar personal?

  3. ¿Cuáles son esas palabras con las que luchas a cada instante, que domina tu voluntad y te hace creértelas?

No podemos hablar de mejorar algo que no sabemos como lo dañamos

 De nada vale que hagamos ejercicios y mejoremos hábitos, si no sacamos de raíz lo que continuará afectando.
Después de responderte la pregunta, ahora sí, vamos por esos puntos que te quiero compartir.

  1. Mejora los pensamientos sobre ti: Necesitas hacer este ejercicio todos los días, mucho, muchísimo, porque nuestros pensamientos son la base de nuestras acciones, lo que piensas determina tu accionar y si tus pensamientos son negativos no podrás tener una buena valoración de ti, caerás en conmiseración y lastimará no solo tu interior, sino también a aquellos que te rodean, y muy importante que no debes ignorar es que de acuerdo a tus pensamientos, tus acciones también lo serán

  2. Proponte celebrar pequeños logros antes de cuestionar la perfección de ellos: Deja de buscar perfección de afanarte por aquello que sabes que está bien pero le buscas la milla extra y razones para quejarte porque no resulta como esperas o porque lo comparas con otras personas y sus resultados son distintos, celebra los pequeños logros porque se generan a través de tus grandes esfuerzos, date el chance de valorar, honrar y reconocer lo que haces, por más pequeño que parezca, lo que se celebra no es solo lo que logras, sino lo tanto que te costó.

  3. Date el chance de que los errores y fracasos sean tus maestros: Algo he aprendido y es honestamente parte central de mi forma de vida, un error hoy me enseña como debo mejorarlo mañana, un fracaso me guía al camino correcto, recordándome por donde no debo volver a cruzar. Deja de llamarte fracasada, porque haber vivido un proceso no te hace el proceso, más bien eres sobreviviente de ese proceso y tus resultados no serán lo que ya pasó, sino lo que estás a punto de provocar.

  4. Experimenta nuestras cosas: Si las actividades que en este momento realizas no te apoyan a crecer, sanar, mejorar tu estima y avanzar, entonces please ¡ya no más! no puedes quedarte donde no creces, tu flor necesita abono, alimento, y en caso de que no tengas una comunidad de crecimiento entonces te presento Grace Woman Club, así como también si deseas incursionar en una rama del arte en sentido general, pero no lo hagas para tapar vacíos sino para vivir nuevas experiencias.

  5. Haz una lista de las cosas que deseas mejorar/sanar de ti: Lo que no se evalúa no se mejora y lo que no se enlista no se acciona. Así que vamos rapidito a hacer una lista de esas acciones, actitudes, pensamientos, maquinaciones, decisiones y todo lo que te limita no solo sobre la valoración personal, sino aquello que haces a causa de ello y que necesita un alto ya.

  6. Fíjate metas: Quien no tiene metas vive sin rumbo y mi lema (o uno de ellos) es que ya no debes vivir por default, es necesario que te muevas por convicción e intención, así que pilas con la intención, enfócate en eso que quieres lograr, traza un plan y si necesitas apoyo en esa área te espero en revalorización.

  7. Valora tus opiniones e ideas, ¡No las reprimas!: Deja de callarte para evitar que el otro se moleste o se sienta mal, siempre que cuando hables sea con amor y sin necesidad de ofender, cuando callas te pones un bozal y te hace explotar por dentro, no valoras tu opinión ni decisión, le entregas tu voluntad a los demás. Si es que entiendes que no sabes hablar, entonces tengamos un encuentro contigo misma y evaluemos lo que has vivido que te hace callar o hablar sin norte, lastimando a los demás.

  8. Sé parte de colaboración humanitaria: Cuando ves como viven los menos pudientes, valoras más tu estado presente y si servir a otros te apoya a reconocerte, entonces es necesario para ti. Me ayudó unirme a causas de apoyo, niños huérfanos y ancianas sin familia, selecciona lo que mejor te funcione y aprovecha para ayudar a alguien hoy.

  9. Ejercítate aunque sea en casa: No me digas que no tienes tiempo, comparto mucho en mis historias de Instagram como puedes hacer tiempo, con planificación, hábitos y metas, si puedes saca tiempo para caminar en tu sector, para ir al gimnasio, para desplazarte a un parque donde se ejerciten en comunidad, pero necesitas ponerle intención al drenar, y eso se logra por medio del ejercicio.

  10. Haz algo que te apasione y haga sentir bien contigo: Identifica eso que te gusta hacer, que pasarías horas muertas repitiendo el proceso una y otra vez, evalúa que de ello has dejado de hacer y por qué o por quién, toma la decisión de retomarlo por ti, tu bienestar y tu crecimiento intencional.

No va a pasar por arte de magia, no lo vas a ver llegar de la noche a la mañana, no es algo que puedas controlar porque si, al contrario, te va a costar muchísimo, pero es tu intención la que te va a mantener de pie.

No te miento, hay momentos en los que hecho para atrás en algunos pensamientos, porque como siempre enseño en mis programas, la sanidad interior es una lucha constante, de día a día, pero cuando ya sabes de lo que cojeas y tienes las herramientas para mejorarlo, conociéndote por dentro, reencontrándote contigo misma, entonces es más fácil y progresivo.

¿En cuál de estos puntos necesitas ayuda?

¿Que es eso en lo que necesitas trabajar ya mismo?

Te leo en los comentarios y te comparto un poco más de ser necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Gracias por Suscribirte

¡Ya casi terminas! Por favor, dirígete a tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción.