fbpx

Me lastimé y ni cuenta me di

¿Cuántas veces nos tratamos de manera tan abrupta que ni nos damos cuenta cuando nos hacemos daño?

 

Así quiero iniciar esta conversación completamente intencional contigo.
¡Me pasó! Por eso decido contarte desde lo que vivo y cada aprendizaje que representa la experiencia.

El pasado domingo salimos a nuestra tan esperada salida familiar, y es que desde que llegó la pandemia estamos todos encerrados en casa, saliendo a lo necesario, y aún la cosa se libera, por la salud de nuestros hijos que tienen algunas situaciones, nuestro hogar es, después de Dios, un lugar de cobertura ya para todos, porque si nosotros como padres nos enfermamos, los niños también se ven afectados, la cosa es que cuando salimos, sin querer y sin darme cuenta me aruñé (aquí debajo te dejo como se ve hoy), me di cuenta cuando llegué a la casa y no porque me lo vi, primero lo sentí, ¡SI!

Sentí ardor, incomodidad y como de costumbre me pasé la mano sin observar que me estaba provocando el malestar.
En buen dominicano ¡me sobé! y fue ahí cuando volví a sentir, pero ahora con mis manos, y fue lo que me provocó voltear a ver.
¡Oh sorpresa! tenia ese espacio del brazo ROJO y el ardor encendido, una mínima línea me produjo incomodidad. ¡No lo podía creer! llegando a casa me lavé y coloqué una crema y gracias a Dios ya hoy se ve menos, pero… ¿Dejó de molestar? 

En ocasiones pienso que si mi esposo lo hubiera visto, si le hubiera comentado, quizá hubiera sido distinto, porque ojos de fuera también nos pueden apoyar, de paso te invito a que me permitas mirar por ti, apoyarte a evitar estos errores siendo parte del GRACE WOMAN CLUB

Que moleste o no, va a depende de cuánta atención le brindamos al acontecimiento, si evitamos tener marcas públicas, alguien me dijo:

Ponte mangas largas mientras se te quita para que no lo expongas.

¿Really? 

¿Qué tan molesto puede ser que tu veas una línea en mi brazo, producto de un inconsciente rose de mi mano izquierda donde estaba la uña de la discordia? le llamo así a la uña que se quiebra y hace este tipo de cosas 🤣🤣🤣

Las heridas no se tapan, se sanan,
No se esconden, se enfrentan,
No se buscan culpables, asumimos la responsabilidad.

De aquí nació el podcast de hoy, con una evaluación intencional respecto a lo que nos produce una herida.

La sorpresa más grande que nos podemos llevar, es que en ocasiones somos quienes nos provocamos el mayor mal.

Aquí te dejo algunas evaluaciones que puedes hacerte, preguntas que pueden sacarte de tu comodidad, pero que indiscutiblemente te van a posicionar en mejora y superación.

  1. ¿Tomaste decisiones desesperadas y sus resultados se han convertido en tu contra?

  2. ¿Diste el permiso a personas que no conocías con integridad, a que operarán en tu vida y terminaron marcándote para toda la vida?

  3. ¿Estás repitiendo patrones, experiencias, procesos y resultados, sin tener respuestas satisfactorias?

Todo lo que vivimos tiene un porque y todo lo que necesitamos tiene un fundamento, ambos están vinculados y necesitan atención inmediata, porque de lo contrario, pequeñas heridas te convertirán en un monstruo.

¿ESTÁS SACANDO TIEMPO PARA TI?

Porque lo que me produjo la herida del brazo, fue justamente que no dedique tiempo para limarme la uña cuando me percaté que estaba quebrada. 

Iba de salida cuando me di cuenta, no detenerme 5 minutos a limarla me llevó a lastimarme.

¿HACE CUÁNTO TIEMPO TE DISTE CUENTA QUE NECESITABAS SANAR?

Lo que te detiene puede ser la razón de que empeore.

¿Vale la pena el ahorro de tiempo, esfuerzo, dinero, en comparación a los resultados que necesitas?

Nunca menosprecies el tamaño de una herida, jamás le des más atención a lo que se ve que a como te afecta, las cosas empeoran cuando menos nos damos cuenta.

 

¡Es tiempo de tomar acción! ¡Da el primer paso!

Puedes unirte a mi comunidad de telegram donde das un paso a que estemos mas cerca y contemplemos algunas situaciones que pueden limitarte en este momento Quiero Unirme

Bloquea eso que se detiene, avanza por tu sanidad por más pequeña que parezca, ¡TE NECESITAS!

Cuéntame, ¿Cuál es la acción que necesitas ejecutar?
¡Te leo en los comentarios!

2 comentarios en “Me lastimé y ni cuenta me di”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Gracias por Suscribirte

¡Ya casi terminas! Por favor, dirígete a tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción.